Compra y Almacenamiento

Déjenos ayudarle a eliminar sus dudas cuando compre carne de cerdo. Siga nuestra guía para identificar sus cortes de cerdo preferidos o encontrar nuevos favoritos. ¿Sabía usted que seis de los cortes más comunes de la carne de cerdo que usted encontrará hoy son por término medio, un 16 por ciento más magros que hace 15 años y la grasa saturada ha sido reducida en un 27 por ciento? Use los eslabones abajo para buscar el corte de carne de cerdo que es mejor para usted o aprenda más información sobre cortes específicos, incluso sugerencias y recetas recomendadas en nuestro Recetario

El corte adecuado

Seleccione el corte de cerdo adecuado

Factores que debe considerar:

Con las variedades diferentes de carne de cerdo disponible, usted puede elegir el cortó correcto basado en nutrición, tiempo de cocción, el número de la gente que va a servir y costo.

La temperatura

 Porqué la temperatura es importante?

La temperatura es un factor crítico en el manejo y almacenaje de la carne. Las bacterias crecen con rapidez entre 40 y 140ÚF ( 4 y 60°C) y algunas duplican su número en apenas 20 minutos. Otras desarrollan toxinas que no se eliminan cocinando. Las bacterias patogénicas no afectan al gusto, olor o apariencia de la comida. En otras palabras, uno no puede decir si la comida ha sido alterada o si corre el riesgo de intoxicarse.

Descongelación de la carne de cerdo

La carne nunca debe de ser descongelada a temperatura ambiente, ya que la parte exterior de ésta se llega a calentar permitiendo así que los microbios comiencen a desarrollarse en ella, mientras la parte central de la carne continua congelada. La manera adecuada para descongelar la carne es colocarla en el refrigerador.

Congelación de la carne de cerdo

 

Este es el método más común para conservar la carne. Al cortar los excesos de grasa y hueso se aprovechan mejor los espacios del congelador. La carne nunca debe salarse antes de ser congelada, ya que la sal expulsa la humedad y oxida la grasa dando un sabor rancio y reduce el tiempo que ésta puede ser almacenada en el congelador.

Métodos de cocción

Hay básicamente dos métodos para cocinar carne:

Con calor Seco o calor Húmedo

Generalmente, los métodos con calor seco como Salteado (Sautéing), a la Parrilla (Grilling) y Asado (Roasting) son aplicados a cortes cárnicos que son suaves por naturaleza. Los métodos de calor húmedo en salsa o estofados, (Braising y Stewing) son ideales para cocinar cortes menos suaves.